681 10 51 10 Previo cita c/ Museu, 15, 2n A, GRANOLLERS
681 10 51 10 Previo cita c/ Museu, 15, 2n A, GRANOLLERS

El cáncer de mama es una enfermedad que afecta a la glándula mamaria y que se origina cuando las células empiezan a dividirse o reproducirse más de lo necesario y de manera incontrolada. La función principal de la glándula mamaria es la producción de leche después del parto. A parte de la circulación sanguínea que hay en la mama, también hay vasos linfáticos, por los que circula la linfa, que contiene células que defiende el organismo de sustancias nocivas. (2, 3).

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. En España se diagnostican alrededor de 22.000 nuevos cánceres de mama al año (1). En Cataluña representa el 28,1% de todos los nuevos casos de cáncer en mujeres. Los datos poblacionales más recientes han mostrado un incremento de la incidencia de un 2’5% anual, debido al aumento entre las mujeres de más edad, aunque globalmente se mantiene por debajo de la media europea. (2, 3)

Aún no se conoce bien el origen del cáncer de mama, pero sí que se conocen factores de riesgo que se relacionan con la aparición de éste:

– La edad: la mayor incidencia se encuentra entre los 50-65 años.

Factores hormonales: menarquia precoz (primera regla temprana), menopausia tardía, ausencia de embarazo o primer embarazo después de los 30 años.

Tratamiento hormonal sustitutivo de larga duración que combina estrógenos y progestágenos para tratar la menopausia. De echo en la actualidad está más que desaconsejado, ya que se ha demostrado un aumento del riesgo de cáncer de mama.

Antecedentes familiares de cáncer de mama: en familiares directos (madre, hermana o hija).

Obesidad o sobrepeso tras la menopausia.

Tratamiento con radioterapia sobre la mama realizado en la infancia o adolescencia sobre otro tumor.

Enfermedades benignas de la mama de tipo proliferativo

Dieta hipercalórica rica en grasas animales y pobre en fibras, obesidad poostmenopáusica y sedentarismo.

Tabaco

Alcohol

Las complicaciones de la cirugía del cáncer de mama que más problemas ocasionan a la mujer son las que se derivan de la extirpación de los ganglios linfáticos axilares (cirugía radical o linfedectomía). La complicación más frecuente y que aparece inmediatamente después de la cirugía es la alteración de la sensibilidad de la axila y la cara interna del brazo, que dificulta la movilización del brazo. Más tarde pueden aparecer complicaciones tanto de la cirugía como de la radioterapia: retracciones, linfedema,… Esto provocará, si no hay una buena información sobre el cuidado de la extremidad, un empeoramiento de los problemas físicos, estéticos y en consecuencia psicológicos. Por tanto, será necesaria una buena prevención del Linfedema (aunque hay que tener claro, que aún realizandola puede aparecer). (3)

El linfedema se define como un aumento anormal de líquido rico en proteinas dentro del espacio intersticial debido a una alteración en la capacidad de transporte del sistema linfático, que se manifiesta por un aumento del volumen de la extremidad o región del cuerpo. (4)

En el cáncer de mama la extremidad afectada es el brazo. Se estima que 1 de cada 4 mujeres tratadas acaba desarrollando linfedema. El tiempo de aparición es variable (semanas, meses o años), pero en el 75% de los casos aparece en el primer año tras la cirugía (4).

Las medidas preventivas para el linfedema serán muy importantes, ya que una vez aparece no existe tratamiento curativo (aunque el Drenaje Linfático Manual ayudará mucho).

Immediatamente después de la intervención, el fisioterapeuta empezará la rehabilitación. Primero se realizará un programa de ejercicios respiratorios y movilidad de la mano del brazo afectado (aumentando progresivamente los movimientos). Todos estos ejercicios respiratorios y de movilidad ayudaran a que la cicatriz no se fibrose y no acabe afectando a la movilidad, y a que el flujo linfático circule de manera correcta. Si estás interesada en la pauta de ejercicios, puedes verlos explicados en la Guía de prevención del linfedema de la AECC (4).

Una vez instaurado el linfedema, habrá que tratarlo, aunque no se podrá curar. En el tratamiento del linfedema se tendrán muy en cuenta los cuidados higiénicos de la piel, ya que la piel, al aumentar de volumen el brazo, se vuelve muy delicada, y puede aparecer cualquier tipo de infección que agrave el linfedema. (4)

El Drenaje Linfático Manual conseguirá una mayor reabsorción de la linfa, y hará que la calidad de vida de la paciente sea mucho mejor. El drenaje linfático debe ser realizado por un fisioterapeuta especializado. Éste también realizará un vendaje compresivo que hará que el linfedema esté más controlado durante más tiempo, incrementando la absorción de la linfa.

En próximas entradas hablaremos en más profundidad del Drenaje Linfático Manual, y como éste puede ayudar en el Linfedema y en muchas otras patologías.

 

SALUDos,

Maria

Bibliografía:

(1) AECC (Asociación Española Contra el Cáncer)

(2) Grup de Treball de Comunicació del Programa de Detecció Precoç del Càncer de mama de Barcelona. El càncer de mama i la seva detecció precoç: què cal saber-ne. Barcelona: Agència de Salut Pública de Barcelona, 2011.

(3) Guía para la prevención del Linfedema secundario al tratamiento de càncer de mama. Generalitat de Catalunya, Departament de Salut. Barcelona, Juny 2012.

(4) Guía Linfedema. Prevención y tratamiento. AECC (Asociación Española Contra el Cáncer)

About the author

Leave a Reply

Catalan CA Spanish ES